Skip to content

CHICAGO HIGH SCHOOL FOR AGRICULTURAL SCIENCES

  • by

Una escuela en Chicago como ninguna

By  Blanca Chávez – Corresponsal en Chicago

El pasado 16 de junio, el presidente de Latino Farmers and Ranchers, Rudy Arredondo, el director adjunto, Eugene Pickett, y yo, visitamos la Chicago High School for Agricultural Sciences.

Esta escuela secundaria, ubicada al sur de la ciudad de Chicago, es única en el país en su concepto y su misión es preparar a estudiantes en el campo de la agricultura urbana para que desarrollen conocimientos especializados y habilidades  a nivel universitario. Con un cupo de más de 800 estudiantes, es una escuela de las denominadas magnet, a la que estudiantes de cualquier vecindario de la ciudad pueden aplicar para luego entrar a una lotería de selección. 

La visita fue conducida por Paulina Arellano Zapata, Tabitha Wagner, Amaria Raynes, Janet Pacheco, Karen Turner, y Estela Escobedo, coordinadora de eventos de la escuela. En el recorrido se visitaron salones de clase para la soldadura, un laboratorio de ciencias informáticas, un salón para las carreras y el liderazgo agrícola, otro para ciencias de los alimentos y la tecnología, un invernadero para las plantas, un panal y el granero donde se crían cerdos, llamas, vacas, chivos y una yegua propiedad de Paulina Arellano de nombre Felice. La visita  finalizó en un área para montar a caballo. El recorrido fue muy emocionante e informativo!

La escuela, que es parte de las Escuelas Públicas de Chicago, se destaca por especializarse en enseñar a los estudiantes el concepto de la agricultura urbana, una actividad esencial en la comunidad frente a la reducción de la producción de alimentos en las áreas rurales, que tiene la ventaja adicional de evitar el costo del transporte.

Es la única escuela preparatoria interdisciplinaria en el medio oeste de los Estados Unidos, que ofrece una enseñanza práctica y tiene un innovador y premiado currículo en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (CTIM) – STEM por sus siglas en inglés – que lleva a siete carreras agrícolas posibles. 

La escuela fue establecida en 1985 en un predio de 73 acres, de los cuales 32 se utilizan para cosechar, para albergar la huerta, el panal, un local para almacenar la paja y corrales para los animales. Cuenta incluso con un puesto de comida que viaja a vecindarios, denominados “food insecure”, con poco acceso a alimentos frescos.

En la escuela se cosechan verduras como elotes (mazorca) dulces, chiles, tomates, calabazas, melones, vegetales y pepinos. Además es reconocida por su producción de miel,  sus velas de soja, su pan de calabacín y su loción de leche de cabra, entre otros productos especializados.  También crían pollos, reses, cabritos, alpaca, cerdos, pavos y tilapia. 

Muchos ven la escuela como un modelo a seguir para este tipo de instituciones en el país. Además tiene una certificación de los Magnet Schools of America y una rama de educación especial para estudiantes con discapacidad. 

Durante el recorrido,  el señor Pickett se comprometió a donar tres caballos a la escuela. Don Rudy Arredondo,  ofreció  entregar algunas becas a estudiantes sobresalientes de parte de los Latino Farmers and Ranchers.

La visita concluyó con acuerdos provechosos para los estudiantes, y un compromiso de relaciones amistosas  y productivas entre la escuela y la organización.

Por B. Chávez.

Leave a Reply

Your email address will not be published.